PROMESAS Y CONSECUENCIAS

 

Familia Rochavella

Desde la incorporación de Alanna a la familia se han sucedido eventos de gran relevancia que han cambiado por completo la vida en la finca Rochavella.

Ahora que al fin parecían haberse asentado las relaciones y normalizado los días, una amenaza latente obliga a una escisión indeseada. Lo que empieza como un agradable relato de vidas tranquilas y satisfechas se torna pronto en una odisea inesperada y peligrosa.

Magia ancestral, emociones a flor de piel, recorridos imposibles y nuevas perspectivas… todo eso te aguarda si decides adentrarte en este nuevo volumen del ciclo familiar más intenso de las Sagas de los Clanes Sumergidos…

Haller

 

Desde la ventana de su habitación Alanna observó a las dos parejas perderse en la noche. Éire y Agin caminaban cogidos de la mano, acaramelados y tranquilos; Balder y el Husky caminaban uno junto al otro, a cierta distancia.

Más allá de las luces de la casa la oscuridad se tragó las cuatro figuras y Alanna pasó largo rato contemplando el silencioso paisaje, hasta que llegó la lluvia.

La muchacha abrió las ventanas y respiró el aroma de la lluvia y la tierra al empaparse. Escuchó las risas de Balder y el Husky que volvían a refugiarse de la lluvia y se alegró de verles abrazados bajo un pañuelo empapado mientras atravesaban el patio. Éire y Agin llevaban ya un rato en la casa.

Era extraño y a la vez gratificante ver que los dos hermanos habían encontrado a las personas adecuadas en tan poco tiempo. Se sintió satisfecha de su participación en la unión de Éire y Agin y en cierta medida partícipe del insospechado y no confirmado romance entre su tío y el Husky. Le parecían dos parejas entrañables.

Cogió el cuaderno que hacía sus veces de diario y comenzó a relatar los sucesos del fin de semana, durante el cual no había tenido muchas ganas de ponerse a escribir. Reflejó cómo habían llegado a creer que el Husky había muerto en Bayona, después de toda la semana con la duda de qué habría sido de él y qué habría significado el sueño comunitario del finde anterior, y cómo les había sido devuelto en una caja de pino simulando ser parte de la mudanza. Para cuando ella había entrado a la habitación a verle ya estaba completamente restaurado, por lo que Alanna solo podía sospechar la magia que se había usado para curarle.

“…tras el sueño compartido con E y B, estaba convencida de que H había muerto. ¿Por qué ese sueño? ¿Fue otro truco del gran H para hacer aún más creíble su desaparición? ¿Cómo pudo enterarse el famoso tío V? ¿Qué extraños negocios llevaba a cabo H en su vida cotidiana que al morir oficialmente haya enviado una carta a diversos destinatarios explicando la nueva situación de su red? ¿Qué hará ahora en la finca? ¿Prepararemos el dueto que nos prometimos antes de su partida?…”

Alanna se dio cuenta de que no había vuelto a cantar desde la partida del Husky y escribió una lista de posibles canciones para cantar a dueto con él y se entretuvo en señalar con círculos, subrayados y estrellas las más favorables según distintos baremos. Cuando apagó la luz la tormenta había pasado y reinaba un silencio extraordinario en la finca.

 

(…)

Sigue leyendo…

Hazte mecenas de literatura fantástica

– Recibe contenidos exclusivos

– Conoce historias no publicadas

– Participa en el proceso creativo

¡Únete a los Clanes!

Para empezar el Ciclo desde el principio, consulta: Hechizos y Cambios (Libro de Éire)

Síguenos en Redes Sociales

 

© 2021 – Clanes Sumergidos – Escocia Figno. Todos los derechos reservados. Diseño web cortesía de DragónFénix.art

Sitio web alojado en Evidalia Hosting. Todos los textos expuestos en esta web están registrados por el autor en SafeCreative.